Categorías
Diario de una escritora Mi experiencia

Cómo ser escritor hoy

El paradigma del escritor ha cambiado.

Antes el escritor armaba una novela, la enviaba a editoriales y, si gustaba, la editorial se encargaba de editarlo, maquetarlo, publicarlo, distribuirlo y hacer el marketing. En este proceso, la editorial apostaba por una novela (o un autor/a) y asumía el 100% del riesgo de que los ejemplares acabaran cogiendo polvo en una estantería invisible de una librería XXL. Ahora las cosas son un poco diferentes. Las grandes editoriales apuestan fuerte por los autores/as que les aseguran un cierto volumen de ventas, las pequeñas reciben un número casi infinito de manuscritos para valorar, y los que no somos lo primero y llegamos tarde a lo segundo lo tenemos difícil para hacernos algún hueco en la estantería de Casa del Libro o El Corte Inglés. Drama. 

Un escritor no es sin lectores.

Eso vaya por delante. No escribimos para que la historia quede en un cajón. Y quién diga lo contrario es demasiado polite. Pero la realidad es la que es, y si no podemos acceder al músculo distribuidor y publicitario, solo tenemos dos opciones:


1. Extirparnos la pluma.
2. Hacértelo todo tú.


Yo me propongo explicar mi experiencia con lo segundo. He escrito dos novelas hasta ahora (si estás leyendo esto seguro que ya lo sabrás 😉 ). La primera es La luz de Sorolla (Hopes and Ropes I) de misterio light, moderno y divertido. Estoy muy contenta con el resultado y lo pasé muy bien escribiéndola. Es una novela de detectives del siglo XXI porque a mi me gustan desde siempre (un día haré un post de mis favoritos) y tiene tintes de Woody Allen porque al ver por vez primera Misterioso Asesinato en Manhattan supe que quería escribir una novela de misterio que fuese divertida. Hacer reír no es fácil, así que fue un doble reto. Ya lo contaré.

Les bruixes de Macbeth: El guerrer de la foscor

La segunda novela que he escrito es mucho más compleja. Está más elaborada a nivel de entramado, personajes, documentación histórica, y es la que ahora mismo me gustaría sacar adelante. Va de brujas. Brujas clásicas, sin escuela de magia de por medio. De las que montaban aquelarres en luna llena y huían de cazadores sin escrúpulos. Así es a grandes rasgos. Pero si quieres saber un poco más puedes haciendo clic aquí

Me pondría muy triste que la trilogía Les bruixes de Macbeth quedara en el olvido. Por el trabajo y el esfuerzo que supone una obra de sus características. Por eso, he optado por la opción de hacérmelo todo yo. Porque confío en mi historia, sé que es original (¡me lo dicen por ahí!), y quiero que el mundo la conozca. Contaré mi experiencia mientras trabajo en este proyecto.

¡Soy incapaz de extirparme la pluma!